Carmelo González Martín

 

Curso de «análisis» sintáctico
271 págs.
Precio: 29€.

     

 

Este trabajo nace de una necesidad obsesiva, la de la búsqueda, en largos años de docencia, de un enfoque diferente para hacer más comprensible el análisis sintáctico.

Fruto de la experiencia, nace como libro porque parte de la idea de que puede ser doblemente útil. Útil para el profesorado, que suele encontrar dificultades a la hora de hacer comprensible a los alumnos el análisis sintáctico siguiendo la metodología más común. Útil también para todos aquellos que quieran aprender a analizar comprendiendo el cómo y el por qué del análisis que hacen.

No es un libro más de sintaxis, en plan «manual». Es, ante todo, pedagógico. Está organizado como si se siguiera un guión de clase, de aula, y por niveles y grados de dificultad. Plantea aspectos novedosos de tipo metodológico, que la experiencia docente confirma con los años. Presenta una nueva manera de comprender y hacer comprensibles los mecanismos sintácticos. Es sobre todo práctico, progresivo, sin que se pierda nunca de vista el valor intrínseco de la sintaxis, pues, como se dice en la introducción, cuanto mejor se dominan los mecanismos sintácticos, más capaces somos de expresar nuestras ideas, de hacer partícipes a los demás de nuestra comprensión del mundo. Se trata de un método sintético, no analítico, y su representación gráfica es muy novedosa Ofrece una nueva manera de representar gráficamente, mediante diagramas, el análisis sintáctico. Se hace literalmente sobre la secuencia que analizamos, mediante tareas y pasos precisos. Por eso evita errores y desarrolla la capacidad de razonamiento. Se considera que el diagrama no es un fin en sí mismo, sino que éste irá surgiendo a medida que se avanza en el análisis.

Se organiza en dos niveles o grados de dificultad: el análisis de la oración simple y un segundo nivel, más complicado, el análisis de la oración compleja y de los conjuntos oracionales. En ambos se siguen sistemáticamente unas tareas y unos pasos precisos. No es disgregador e implica una concepción global, pues al final, cuando la dificultad es relativamente alta, se comprende la importancia de las pequeñas dificultades iniciales.



 

[ subir ]