Jesús Equiza

 

 



     

 

Este libro tiene el sabor de lo viejo y de lo nuevo, ya que recoge las vicisitudes de un problema, el de la preservación del medio ambiente, que hace 25, 30 ó 40 años comenzaba a preocupar, y que no ha hecho más que aumentar en el momento actual. Cada día valoramos más la naturaleza y nos duelen como, en propia carne, las tarascadas que sufren nuestros bosques, sobre todo (pero no sólo) por los incendios, nuestros ríos, nuestra atmósfera, contaminada por la emisión de gases…
Han pasado 25 años desde aquel triste 6 de mayo de 1988 en que llegó la noticia de que había sido aprobado el proyecto para la construcción del Centro de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos (CTRSU), en Góngora (Valle de Aranguren). Han ido sedimentando aquellas reflexiones llevadas a cabo con ayuda de especialistas en la materia, aquellas asambleas participativas, aquellas decisiones democráticas, aquellas acciones pacíficas y principalmente aquella alma que las impulsaba a todas y les daba unidad: vertedero, no; reciclaje, sí.
La estructura del libro es lógica y fácilmente entendible: en una primera parte, se describen los valores demográficos, económicos, ecológicos del Valle de Aranguren, que son muy parecidos a los otros valles y céndeas de la Cuenca de Pamplona; en la segunda parte, presentamos día por día los datos, hasta los detalles, de la lucha antivertedero, y las acciones a favor del reciclaje y, sobre todo, al compostaje. Y, en la tercera parte, hacemos públicos documentos de importancia suma.

 

[ subir ]