Víctor Moreno

cenlit

Colección completa
Reconocer y recordar (I)
Reconocer y recordar (II)
Interpretar (I)
Interpretar (II)
Valorar (I)
Valorar (II)
Organizar (I)
Organizar (II)

Características de cada libro
12 x 29,7 cm
275 págs. (aprox.)

 

     


CUADERNOS DE ACTIVIDADES PARA DESARROLLAR LA COMPETENCIA LECTORA. DESTREZAS BÁSICAS

EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA

El mundo de la educación se encuentra últimamente muy preocupado por la lectura. Como síntoma de este interés basta comprobar que no hay comunidad autónoma que no cuente con la organización y el desarrollo de un Plan Lector para sus centros educativos.
Es natural. El informe PISA ha revelado, entre otras lagunas, unas determinadas insuficiencias estructurales en el aprendizaje de la lectura a lo largo de toda la escolaridad. Y, como es sabido, la competencia lectora es fundamental para asimilar cualquier tipo de conocimiento, sea de carácter científico, histórico o, por supuesto, lingüístico. Todo aprendizaje se transmite mediante el lenguaje. En todas las áreas es preciso y obligatorio leer. Y leer es comprender. Por tanto, sin comprensión no hay posibilidad de aprendizaje.
Sin embargo, cabe señalar que el tratamiento específico y procedimental de la enseñanza y aprendizaje de la lectura es poco habitual en el sistema educativo.
En efecto, el discurso de todo aquel que tiene alguna responsabilidad en el mundo de la educación tiende a impulsar la creación de lectores, lo cual es muy loable, pero con frecuencia se olvida que el objetivo no es la mera lectura mecánica, sino la comprensión cabal del texto. De ahí que, aunque no puede imputarse a las instituciones escolares la responsabilidad de que exista un ingente número de alumnos que no quiere leer, sí cabe exigirles que la legión de alumnos que, según el informe PISA, no sabe leer aprenda a hacerlo.
Los profesores deben desarrollar y afianzar las competencias lingüísticas que permiten al alumno ser un lector competente, para que cuando quiera leer lo haga sin problemas de ningún tipo. Y quien dice leer bien añade hablar y escribir bien.
En estos momentos, a los profesores no les basta saber qué es la lectura, qué significa leer y cuáles son las habilidades, las estrategias y los conocimientos implicados en la comprensión de los textos escritos. Necesitan conocer también con exactitud cuáles son los niveles en los que los alumnos se pierden y se desorientan, cuando leen un texto, así como qué tipo de ayudas pedagógicas hay que proporcionar a los alumnos para resolver sus problemas de competencia lectora. Y sobre todo precisan disponer de las actividades apropiadas para desarrollar dicha competencia.
Justamente el objetivo de esta colección es proporcionar actividades concretas para desarrollar la competencia lectora del alumnado, verdadera batalla en la que se entabla la guerra actual y de siempre de la lectura.

LAS DESTREZAS BÁSICAS

La colección consta de ocho cuadernos que cubren, de dos en dos, cada una de las destrezas básicas que, en un grado de creciente complejidad, permiten alcanzar la competencia lectora, a saber: recordar y reconocer; interpretar, valorar, organizar.

Cada uno de los ocho cuadernos contiene veinte cuentos acompañados por un sinfín de actividades cuidadosamente ideadas para adquirir la destreza correspondiente.

Las actividades, planteadas a través de preguntas con respuesta múltiple unas veces, y otras, con respuesta individual, exigen siempre la participación activa del alumno.

En cualquier caso, todas las actividades propuestas se cierran con una invitación a escribir un texto. Al fin y al cabo, es indudable que el ejercicio de la escritura constituye una actividad clave para leer mejor.

 

RECORDAR Y RECONOCER

Los cuentos elegidos para cultivar esta destreza pertenecen a la tradición oral universal. Las actividades que se sugieren a propósito de ellos tratan de fomentar la memoria del lector, incentivando los conocimientos previos y sus presuposiciones sobre el contenido de los cuentos. Así mismo deparan las más variadas estrategias para identificar la intención, el destinatario; para distinguir entre hechos e ideas, temas y argumentos; para relacionar lugares, palabras y objetos con los personajes; para ordenar hechos, situaciones y estructuras recordadas… En definitiva, para leer de modo competente.

 

INTERPRETAR

Los cuentos elegidos para cultivar esta destreza pertenecen a la tradición literaria universal. Las actividades que se sugieren a propósito de ellos tratan de fomentar la competencia inferencial o deductiva del lector. Dicha destreza está ligada al hecho de poder realizar conjeturas e hipótesis acerca de lo que aparece y no aparece en los cuentos. Para ello, se ofrece un conjunto de estrategias para realizar inferencias lógicas de las acciones no explícitas en el texto; para interpretar la intencionalidad de los cuentos; para deducir los rasgos psicológicos de los personajes; para interpretar la actitud del narrador y de los personajes; para deducir ideas principales y secundarias; para inferir el sentido simbólico o real del cuento en relación con las propias ideas y vivencias... En definitiva, para desarrollar la capacidad interpretativa lectora.

VALORAR

Los cuentos elegidos para cultivar esta destreza pertenecen a la tradición literaria universal. Las actividades que se sugieren a propósito de ellos tratan de fomentar la competencia inferencial o deductiva del lector. Dicha destreza está ligada al hecho de poder realizar conjeturas e hipótesis acerca de lo que aparece y no aparece en los cuentos. Para ello, se ofrece un conjunto de estrategias para realizar inferencias lógicas de las acciones no explícitas en el texto; para interpretar la intencionalidad de los cuentos; para deducir los rasgos psicológicos de los personajes; para interpretar la actitud del narrador y de los personajes; para deducir ideas principales y secundarias; para inferir el sentido simbólico o real del cuento en relación con las propias ideas y vivencias... En definitiva, para desarrollar la capacidad interpretativa lectora.

ORGANIZAR

Los cuentos elegidos para cultivar esta destreza pertenecen a la tradición literaria universal y a la literatura infantil y juvenil. Las actividades tienen el objetivo de desarrollar la competencia organizativa del lector, ligada a la capacidad de reorganizar lo que se lee. Saber organizar un texto consiste, además de comprenderlo, en darle una nueva forma estructural, en lograr una nueva ordenación de las ideas, hechos y todo tipo de información que hay en él. Organizar y clasificar implica efectuar clasificaciones –categorizar personajes, lugares, objetos–, construir bosquejos, esquemas, diagramas, tramas, mapas conceptuales, con los que poder reproducir de manera esquemática el texto leído; elaborar resúmenes, es decir, condensar hechos, ideas, párrafos, fragmentos y argumentos; en definitiva, realizar una síntesis creadora y personal del texto leído.

 

RECOMENDACIONES DE USO

Es tarea del Departamento de Lengua y, en particular, de cada profesor discernir cómo utilizar estos libros. En todo caso, la adquisición de cada una de las destrezas básicas exige el ejercicio regular y continuado. Sólo a título orientativo efectuamos algunas sugerencias:

  • Dedicar a la lectura una clase semanal de Lengua. De hecho, en algunas Comunidades Autónomas existe ya esta prescripción. La lectura semanal de un cuento y la realización de las actividades correspondientes –que abarcan, por cierto, todo el espectro de las habilidades lingüísticas– permitirá a los alumnos dominar a fin de curso la destreza que se trate de cultivar.
    Salvo mejor criterio del profesor, y comoquiera que existe un orden de creciente complejidad en las destrezas, recomendamos para 1.º de ESO, Recordar y reconocer; para 2.º, Interpretar; para 3.º, Valorar; y para 4.º, Organizar.
  • Utilizar los distintos libros de la colección como libros de lectura a lo largo de los distintos cursos de la ESO, según las indicaciones que acabamos de ofrecer.
  • Estos libros están especialmente indicados para materias optativas que tratan de desarrollar las habilidades lingüísticas, ya que las múltiples actividades propuestas permiten desarrollar de manera efectiva cada una de ellas.
  • Concretamente los libros que desarrollan las destrezas de Interpretar y Valorar pueden servir con eficacia para fomentar una reflexión ética desprovista de prejuicios.

[ subir ]